Saltar al contenido
  • Johnnie Walker y el origen del whisky
Ver menu
Podcast / Johnnie Walker y el origen del whisky

¡Hola brander! ¿Sabes qué tienen en común un niño escocés, el whisky, y la Casa Real Británica? pues sigue caminando porque esta semana te quiero contar la historia de Johnnie Walker y el origen del whisky.

El origen del whisky escocés se remonta a la antigua Escocia, donde se cree que el arte de destilar fue introducido por monjes irlandeses alrededor del siglo V. Sin embargo, la primera documentación escrita sobre la destilación de whisky en Escocia aparece en los registros fiscales de 1494, que mencionan a un fraile llamado John Cor, al que se le suministró malta para hacer «aqua vitae» (agua de vida), el término latino para whisky. Desde estos humildes comienzos, la destilación se extendió rápidamente y se convirtió en una práctica común en granjas escocesas, para usar los excedentes de cebada. Durante siglos, esta tradición evolucionó y se refinó, dando lugar al whisky escocés tal como lo conocemos hoy.

En 1819, un joven de apenas 14 años heredó la granja de su padre. Durante aquella época, los niños carecían de una verdadera infancia y se veían obligados a trabajar en campos, minas y fábricas. El joven, llamado John, pronto decidió que no seguiría con el negocio familiar. Vendió la granja y con el dinero obtenido abrió una tienda de comestibles en Kilmarnock, al oeste de Escocia. A pesar de su corta edad, todos le conocían como Johnnie.

En Escocia, cuna del whisky, todas las tiendas de ultramarinos en Kilmarnock ofrecían whiskys de malta locales de calidad inferior. John vio en esto una oportunidad y comenzó a mezclar diferentes tipos de malta de varias procedencias para mejorar la calidad. Conocido por sus excelentes mezclas de , aplicó los mismos principios a la elaboración de whisky, logrando un sabor refinado y único. Pronto, su mezcla comenzó a ganar popularidad en su tienda.

Kilmarnock Cross en el año 1819
Kilmarnock Cross en el año 1819

Johnnie, siempre inquieto y perfeccionista, vio el potencial de convertir su negocio en una industria. Se asoció con otros empresarios del sector y su negocio prosperó rápidamente. Ya casado y padre de dos hijos, Robert y Alexander, estos se incorporaron al negocio familiar, que se convirtió en un referente de la industria escocesa del whisky.

Para 1855, la destilería Cardhu en Huntly estaba produciendo un whisky de alta calidad que Johnnie Walker and Sons empezó a comprar para usar en sus mezclas, asegurándose así de mantener la calidad y evitar que cayera en manos de competidores. Tras la muerte de John en 1857, su hijo mayor Alexander tomó las riendas del negocio. Con la ambición de crecer aún más, llegó a acuerdos con capitanes de la flota de Glasgow para distribuir su whisky globalmente.

Primera destilería Johnnie Walker, año 1820
Primera destilería Johnnie Walker, año 1820

En 1860, se introdujo la icónica botella cuadrada de Johnnie Walker, diseñada para minimizar las roturas durante las travesías marítimas y maximizar la capacidad de carga. Además, su diseño único y la etiqueta inclinada a 24 grados ofrecían una ventaja competitiva en el reconocimiento de la marca. La botella rápidamente se convirtió en un símbolo reconocido mundialmente.

En los años siguientes, bajo la dirección de Alexander y luego de sus hijos, la marca Johnnie Walker se consolidó como un líder global, introduciendo innovaciones en diseño y marketing que fortalecieron su presencia mundial. La marca continuó evolucionando y adaptándose a las tendencias del mercado, manteniendo un estándar de calidad que había sido establecido desde sus inicios.

Una de las primeras botellas de Black Label del año 1920
Una de las primeras botellas de Black Label del año 1920

Durante las décadas posteriores, la familia Walker y sus sucesores continuaron expandiendo y diversificando la oferta de Johnnie Walker. En 1865, crearon el Old Highland Whisky, que más tarde se conocería como Johnnie Walker Black Label, un blend que combinaba 40 de los mejores whiskies de malta y grano, todos madurados por al menos 12 años en barricas de roble. Este whisky destacaba por representar la personalidad única de las cuatro regiones principales de Escocia.

En 1876, Alexander registró la icónica botella cuadrada y los colores negro y dorado de la etiqueta como elementos distintivos de la marca. Cuatro años más tarde, la compañía abrió una oficina en Londres, que se convirtió en el centro de sus operaciones de exportación a numerosos países, incluyendo Francia, Australia, Sudáfrica, Estados Unidos y la India.

Campaña en prensa de Johnnie Walker con dibujos de Leo Cheney, primera década del siglo XX
Campaña en prensa de Johnnie Walker con dibujos de Leo Cheney, primera década del siglo XX

Tras la muerte de Alexander en 1889, sus hijos, George y Alexander II, tomaron el mando. Bajo su liderazgo, la compañía adoptó nombres basados en los colores rojo y negro para sus whiskies, creando el Red Label y el Black Label. Este enfoque en el color se convirtió en una estrategia de marketing crucial, solidificando aún más el prestigio de la marca.

En 1908, la compañía realizó cambios significativos, cambiando su nombre de Walker’s Kilmarnock Whiskies a Johnnie Walker Whisky y adoptando la figura del famoso caminante en su branding, una imagen creada por el caricaturista Tom Browne. Este cambio coincidió con la campaña publicitaria que incluía el eslogan «Born 1820 – Still going strong«, registrado en 1910, que subrayaba la longevidad y la fortaleza de la marca.

Evolución del caminante desde su aparición en 1908
Evolución del caminante desde su aparición en 1908

A medida que avanzaba el siglo XX, Johnnie Walker consolidó su reputación como un símbolo cultural y una bebida predilecta entre las celebridades de la época. En 1920, con motivo del centenario de la marca, Alexander II introdujo Johnnie Walker Gold Label, una mezcla especial de 15 maltas distintas y granos finos, inspirada en las colinas doradas de Kildonan.

La innovación continuó con el lanzamiento de Johnnie Walker Swing en 1932. Un blend diseñado para capturar el glamour y sofisticación de los viajes transatlánticos de los años 30. La botella tenía una base única que permitía un balanceo característico, reflejando el movimiento del mar.

Johnnie Walker Gold Label Reserve Bullion Edition 2015. Edición especial, numerada, coleccionable, que cambia de diseño cada año
Johnnie Walker Gold Label Reserve Bullion Edition 2015. Edición especial, numerada, coleccionable, que cambia de diseño cada año

En 1934, durante el reinado de Jorge V, Johnnie Walker se convirtió en el proveedor oficial de whisky de la Casa Real británica, un título que mantiene hasta la actualidad. Este reconocimiento ayudó a cimentar aún más su estatus como una marca de prestigio global.

Durante las siguientes décadas, Johnnie Walker continuó recibiendo reconocimientos internacionales, incluido el Queen’s Award for Export Achievement en 1966. En 1992, respondiendo a un mercado cada vez más exigente, la marca lanzó Johnnie Walker Blue Label, un blend exclusivo formado por 16 whiskies diferentes.

Botella Johnnie Walker Swing y edición especial de 2012 Odyssey
Botella Johnnie Walker Swing y edición especial de 2012 Odyssey

En 1997, tras ser parte de Guinness desde 1986, Johnnie Walker fue adquirida por Diageo, un líder mundial en el segmento de bebidas alcohólicas premium. Bajo Diageo, la marca enfrentó desafíos como el cierre anunciado en 2009 de la destilería de Kilmarnock, que llevó a una significativa campaña mediática por parte de los aficionados.

Hoy, Johnnie Walker sigue siendo sinónimo de innovación y éxito. Con millones de barricas madurando anualmente en sus destilerías, la marca no solo ha mantenido los altos estándares de calidad establecidos en sus inicios, sino que continúa siendo un pionero tanto en el diseño de packaging como en la estrategia de expansión internacional. Con el eslogan «Keep Walking«, creado en 2009, Johnnie Walker invita a sus consumidores a seguir avanzando, reflejando la evolución continua de la marca y su legado duradero en el mundo del whisky.

Branding rules!

Fuentes

0 respuestas a «Johnnie Walker y el origen del whisky»

Newsletter Newsletter

Escúchanos antes que nadie suscribiéndote a nuestra newsletter

Suscríbete con tus datos:

    ¿Nos cuentas qué necesitas?

      • +34 679 615 073