Saltar al contenido
  • IBM y el origen de la calculadora.
Ver menu
Podcast / IBM y el origen de la calculadora.

¡Hola brander! ¿Sabes qué tienen en común una abeja, Kaspárov, y J. P. Morgan; con Linux, un francmasón, y Paul Rand? Pues deja de sumar con los dedos porque te voy a contar la Historia que hay detrás de la marca IBM y el origen de la calculadora. 

Al buscar el origen de la calculadora es inevitable situar la primera máquina de cálculo en el ábaco. Con más de 5.000 años de historia, el ábaco ha sido utilizado para realizar operaciones aritméticas simples como sumas, restas, multiplicaciones y divisiones. Su diseño consta de un marco de madera con barras paralelas a lo largo de las cuales se deslizan pequeñas bolas de madera u otros materiales resistentes. 

Posteriormente, a mediados del siglo XVII, el matemático y filósofo francés Blaise Pascal inventó un dispositivo mecánico llamado «la Pascalina«. Esta máquina fue considerada como una de las primeras calculadoras mecánicas y fue capaz de realizar operaciones aritméticas sencillas. Resultó ser un avance revolucionario en aquel entonces. Pero la verdadera historia de la calculadora moderna se desarrolló en el siglo XIX, cuando un joven emprendedor londinense llamado Charles Babbage comenzó a desarrollar una máquina mucho más compleja. Babbage fue un activo miembro de la francmasonería que diseñó lo que se conoce como «Máquina Analítica«, que tenía la capacidad de realizar cálculos matemáticos utilizando tarjetas perforadas. Aunque su proyecto nunca se completó durante su vida, sentó las bases para las futuras calculadoras electromecánicas y electrónicas. 

Charles Babbage, el diseñador de la Máquina Analítica.

Durante la revolución industrial, los Estados Unidos experimentaban una gran afluencia de inmigrantes. La Oficina de Censo de los Estados Unidos se dio cuenta de que sus métodos de conteo tradicionales no eran eficientes, por lo que decidieron lanzar un concurso para encontrar mejores formas de tabular los resultados. El ganador de este concurso fue Herman Hollerith, un inmigrante alemán cuya máquina perforadora utilizaba corriente eléctrica para identificar las perforaciones y realizar el recuento de datos. Con el dinero del premio, Hollerith fundó en 1896 una empresa llamada Tabulating Machine Co., sentando así los cimientos de lo que se convertiría en IBM. 

Tras estos avances llegamos a 1911, el año en el que Charles Ranlett Flint compró varias empresas incluida la de Hollerith para fundar IBM. Flint fue un visionario empresario que tenía como objetivo principal proporcionar soluciones tecnológicas a empresas e instituciones. La verdad es que fue un tío que fracasó en muchas ocasiones en los negocios, pero las pocas que triunfó, compensaron tanto sufrimiento buscando financiación. De hecho así es como nació IBM. Un amigo suyo le presentó a J. P. Morgan, uno de los banqueros más importantes de la historia, para solicitarle un préstamo para crear una súper empresa de fabricación de equipos de tabulación y tarjetas perforadas para procesar datos. 

J. P. Morgan solía pasear con los clientes para conocerlos mejor y evaluar sus proyectos. Después de una hora de paseo, J. P. Morgan se despidió de Flint. Éste al ver que no le había dicho si finalmente le prestaría el millón de dólares que necesitaba, se lo preguntó directamente. Y el banquero le respondió: ”Ahora que nos han visto juntos, no creo que tenga ningún problema para conseguir el dinero”. Dicho y hecho, poco tiempo después, Flint recibió el crédito de un banco que anteriormente se lo había negado.

Sin embargo, el verdadero impulso para el éxito de IBM vino de la mano de Thomas J. Watson, quien se unió a la empresa en 1914 y se convirtió en su presidente en 1915. Watson transformó por completo la empresa y la llevó hacia nuevos horizontes. Fue un líder carismático y enfocado en los resultados, y bajo su dirección, IBM comenzó a expandirse rápidamente. 

Uno de los hitos más decisivos para el éxito de IBM fue el lanzamiento de la computadora IBM 360 en 1964. Esta computadora revolucionaria fue la primera en utilizar un diseño modular y permitió a las empresas procesar grandes cantidades de datos de manera más eficiente. El IBM 360 estableció el estándar de la industria y consolidó la posición de la compañía como líder en el campo de la tecnología. 

Pero, ¿de dónde viene el nombre de la marca IBM? Inicialmente, tras la fusión de esas empresas que te decía antes, la compañía se llamaba «Computing-Tabulating-Recording Company» (CTR), pero en 1924 se cambió oficialmente a International Business Machines Corporation (IBM). La elección de este nombre reflejaba la visión de la empresa de ser una organización global dedicada a ofrecer soluciones empresariales tecnológicas. 

Paul Rand, diseñador del logo de IBM.

Con el nuevo naming, llegó un nuevo logo con forma de globo. Pero todo cambió en 1956 cuando Tom Watson Jr. se convierte en el nuevo director general para darle un impulso tecnológico a la compañía. Como le suelo decir a mis clientes: “No vale con ser bueno, además tienes que parecerlo” y con esa filosofía Watson Jr. Contrató a uno de los mejores diseñadores de marcas de todos los tiempos: Paul Rand.  

La identidad corporativa de IBM se establece en los primeros años del siglo XX, aunque en ese momento el término «branding» aún no se utilizaba, como te mencioné en el episodio dedicado a la historia de AEG y el origen del branding. Es poco común ver logotipos que perduren tanto tiempo. En el caso de IBM, en un primer rediseño, Paul Rand usó la tipografía City Medium. Sin embargo, fue en 1972 cuando Rand decidió construir el logotipo utilizando líneas horizontales para transmitir velocidad, dinamismo y una actitud positiva. Precisamente hace poco leía una entrevista a Paul Rand en la que decía: 

Se me pidió que diseñara un logotipo para IBM porque Thomas Watson, Jr. observó que Olivetti estaba diseñando cosas maravillosas, y se preguntó por qué el diseño de IBM no puede ser más distinguido. […] Alguien dijo en broma que las rayas le recordaban a un uniforme de la prisión. Afortunadamente, no era alguien que tenía mucho que decir” (Por cierto, Olivetti es otra de las marcas de las que te he hablado en este podcast.)

Algo que mucha gente no sabe es que IBM tiene un símbolo a parte de su famoso logotipo. Nuevamente la culpa es de Paul Rand. El neoyorkino diseñó la imagen de una campaña en la que reinterpretaba las siglas de la marca con unas formas simples en las que se intuía el logo de IBM. Lo hizo sustituyendo la “I” con una ilustración plana de un ojo, la “B” por una abeja en el mismo estilo, y la “M” tal y como la creó para el logo.  

La gracia es que al leer las ilustraciones se lee “eye”, “bee”, “M”… “ojo, abeja y M”, que fonéticamente suena como si se deletreara el logo de I-B-M en inglés. Esto fue tan magistral, que más de 50 años después, una de las agencias que trabaja con la compañía: Ogilvy, decidió hacerle un homenaje a Paul Rand y volvió a utilizar aquella mítica abeja como símbolo de la compañía.  

Garri Kaspárov vs. Deep Blue, el ordenador que le ganó al ajedrez.

Entre todos los avances tecnológicos de IBM tengo que resaltar el desarrollo del sistema operativo UNIX en los años 60, que fue en uno de los primeros sistemas operativos y dio lugar al famoso Linux; la creación Personal Computer (PC) en 1981, que se convirtió en uno de los primeros ordenadores personales y sentó las bases para la revolución informática; hizo historia en 1997 cuando su supercomputadora Deep Blue (que hoy seguramente llamaríamos IA) derrotó al campeón mundial de ajedrez Garri Kaspárov en una partida de ajedrez; y más recientemente, en 2018, alcanzó un récord mundial de obtención de patentes con más de 9.100 patentes en un solo año. 

Por todo esto, IBM ha sido una marca pionera en el mundo de la tecnología, con hitos que han revolucionado la forma en que las empresas y las personas interactúan con la información y la computación. Por supuesto, su nombre es sinónimo de excelencia y confianza. Así que recuerda, cuando tengas que pensar en innovación y soluciones tecnológicas, piensa en IBM. Ellos han allanado el camino para que tengamos un mundo más conectado, más eficiente y más creativo. Y como bien has escuchado, su historia nos enseña que el futuro está escrito en código binario. 

Branding Rules! 

Fuentes: 

ibm.com
foroalfa.org
20minutos.es
histinf.blogs.upv.es
logos-marcas.com
situacioncritica.es

0 respuestas a «IBM y el origen de la calculadora.»

Newsletter Newsletter

Escúchanos antes que nadie suscribiéndote a nuestra newsletter

Suscríbete con tus datos:

    ¿Nos cuentas qué necesitas?

      • +34 679 615 073