Saltar al contenido
  • EXIN: la juguetera española que conquistó el mundo
Ver menu
Podcast / EXIN: la juguetera española que conquistó el mundo

¡Hola, brander! ¿Sabes qué tienen en común los G.I. JOE, el Scalextric, y LEGO, con Franco? Pues prepárate para una sobre dosis de nostalgia porque esta semana te voy a hablar de EXIN: la juguetera española que conquistó el mundo.

Te invito a que vayas a la calle y le preguntes a la gente por 5 nombres de empresas de juguetes. Las más famosas. Seguro que te dicen nombres como Hasbro, Mattel, Playmobil, Lego, o Bandai. ¿Pero sabías que hubo una empresa española que trató de tú a tú a todos estos gigantes jugueteros?

Para empezar a contarte la historia de EXIN tengo que remontarme a la España de la dictadura franquista. Corría el año 1951 cuando Ramón Carroggio Socías funda una pequeña fábrica de electrodomésticos y pequeños utensilios del hogar, que principalmente eran de plástico. Esta empresita fue bautizada como “Exclusivas Industriales Sociedad Anónima” pero pasó a ser conocida por su acrónimo: EXIN. Carroggio se había asociado con Josep Maria Arnau, quien pasado un tiempo descubrió que el futuro estaba en la fabricación de juguetes, motivo por el que se separaron.

Ya te habrás dado cuenta que Arnau tenía razón, aunque necesitaba un golpe de suerte que llegó de forma inesperada en 1962. Ese año, los creadores de un juguete llamado Scalextric llamaron a sus oficinas para fabricar y distribuir en España su famoso juego de circuitos y coches de carreras. Debido a las leyes proteccionistas del régimen de Franco, cualquier empresa que quisiera operar en nuestro país debía asociarse con una compañía local o asentar su producción dentro de las fronteras españolas. El resultado de esta sinergia fue que, durante un tiempo, Lines Bros (los dueños de Scalextric) entraron en el accionariado de EXIN. Pero sobre todo, esta jugada le sirvió a Josep María Arnau para adentrarse en el lucrativo mundo de las licencias. El éxito de Scalextric dio paso a la licencia para fabricar el archiconocido juego de construcciones Meccano. Y claro, EXIN estaba amasando bastante “panojita”.

Gracias a su alianza con Scalextric, EXIN consiguió la licencia para crear Meccano

Con los bolsillos llenos de dinero, Arnau se hizo con la licencia de unos muñecos de acción articulados que lo estaban petando en EE.UU., los G.I. Joe. El objetivo era lanzar un muñeco que compitiera a cara de perro con los Geyperman de la empresa Geyper. Y para lograr esta argucia empresarial EXIN necesitaba una fábrica; por eso compró una empresa que se llamaba Manufacturas Delgado. Aunque también pasó a la historia por su acrónimo: Industrias plásticas MADEL… que a la postre fue la esencia del naming del muñeco de moda en España entre 1968 y 1982: el Madelman.

EXIN compró Industrias Plásticas Madel (conocidos por los famosos Madelmanes) para hacer su próximo juguete, competidor de los G.I Joe

EXIN supo explotar muy bien el tema de las licencias, pero si querían seguir creciendo, tenían que fabricar sus propios juguetes. Además era necesario darle más visibilidad a su marca como fabricante, y qué mejor forma que hacerlo creando una arquitectura de marcas (de productos) entorno al nombre EXIN: Exinwest, Exin Basket, Exin Gol… Así que, con estos ingredientes lanzaron al mercado EXIN Castillos: que era un juego de construcciones medievales hechas de plástico. Estaba muy bien hecho y fue uno de los motivos de la expansión internacional de la marca. Por ejemplo en México fue un exitazo, y es muy curioso porque hoy, en pleno siglo XXI, los fans más fans de éste juego imprimen en 3D las viejas piezas para continuar con la diversión. Es más, han acuñado el término Neo Exin Castillos para diferenciar estas piezas de las originales.

EXIN Castillos fue el juguete estrella de EXIN, que a día de hoy sigue vigente entre los mayores fans con piezas 3D

A finales de la década de los 60 del siglo XX, los niños de medio mundo estaban boquiabiertos con las películas animadas de Walt Disney: 101 Dálmatas, El Libro de la Selva, Los Aristogatos y posteriormente Robin Hood, pusieron de moda la animación en España. Y claro, en EXIN, que estaban siempre atentos a los gustos de los niños, decidieron lanzar en 1971 un proyector de películas infantil que usaba el formato cinematográfico de 8 mm, el conocido como Doble 8. ¡Vamos, otro “EXINtazo» de la compañía! Pero lejos de relajarse para disfrutar las mieles del éxito, al año siguiente, en 1972, toman la decisión valiente de hacerle frente, ni más ni menos, que al gigante LEGO.

EXIN había probado en el pasado un juego de construcción por piezas llamado Exin Block, pero lo cierto es que era muy tosco y limitado. Sin embargo esa experiencia fue muy valiosa y, casi, casi, te diría que necesaria para la creación de TENTE. Mucha gente dice que TENTE es la copia barata de LEGO, pero la realidad es que el sistema de agarre de TENTE es mucho mejor que el de LEGO, el plástico es de mucha mejor calidad, y la versatilidad de sus piezas lo convirtió en un juguete que potenciaba la creatividad mucho más que los ladrillos de LEGO.

En 1972 y tras el éxito de Doble 8, EXIN decide competir contra LEGO con su propio juguete: TENTE

A parte de todos los juguetes que te he mencionado, EXIN es el responsable de muchos otros muchos como Historex (que eran los muñecos para EXIN Castillos), Iberama (que era un sistema de construcción por fases para maquetas de trenes eléctricos), IBERTREN (que eran trenes eléctricos a escala), y TRENEX (que era un equipo de tren eléctrico para niños).

Poco a poco los juguetes de EXIN eran más complejos y caros. Incluían motores, pilas y baterías, y esto, sumado a que los años del proteccionismo franquista habían desaparecido, los precios eran menos competitivos, los países asiáticos estaban absorbiendo la producción de sus competidores, y la crisis económica del 92… acabaron lapidando a EXIN en 1993.

EXIN tiene un propio universo de juguetes, como Historex, Iberama, IBERTREN y TRENEX

No puedo acabar este episodio con un final tan amargo, porque realmente los «Tenteros» estamos de enhorabuena. ¡Sip! porque hace relativamente poco tiempo, José Luis Reguilón, director general de iUnits, tuvo la brillante idea de relanzar TENTE. Tras quedarse en paro debido a la pandemia, decidió iniciar la producción de piezas de TENTE fabricando un molde de inyección que costeó con otros diecinueve emprendedores. Reguillón había llegado a un acuerdo con Educa-Borrás (propietarios de la patente de TENTE) para relanzar la marca. Por su parte, Educa-Borrás recuperó los casi 500 moldes de las 350 piezas que habían fabricado y se las entregaron a Reguillón. Finalmente, en octubre de 2021, TENTE resurgió de las cenizas, gracias a iUnits, para volver a aceptar pedidos repletos de nostalgia y diversión.

Branding rules!

Fuentes:

ara.cat
vandal.elespanol.com
exincastillos.es
iunits.es

0 respuestas a «EXIN: la juguetera española que conquistó el mundo»

Newsletter Newsletter

Escúchanos antes que nadie suscribiéndote a nuestra newsletter

Suscríbete con tus datos:

    ¿Nos cuentas qué necesitas?

      Llamar