Saltar al contenido
  • Campingaz y el origen del camping
Ver menu
Podcast / Campingaz y el origen del camping

¡Hola brander! ¿Sabes qué tienen en común la autocaravana, la burguesía, y las vacaciones; con 3 ingenieros, una bombona, y el motor a vapor? Pues ve encendiendo tu llama excursionista porque te voy a contar la Historia de la marca Campingaz y el origen del camping.

La práctica ancestral de acampar se remonta a las antiguas poblaciones nómadas, quienes hacían uso de tiendas de campaña para sus desplazamientos. Con el transcurso del tiempo, el arte de acampar encontró aplicaciones militares y fue incluso adoptado por la realeza europea. Fue en el siglo XIX cuando el concepto de camping comenzó a tomar forma en Gran Bretaña, gracias al surgimiento de las carpas y a la popularidad de las actividades al aire libre.

En 1855, un oficial del ejército estadounidense creó la primera tienda de campaña moderna, inspirado en los tipis de los nativos americanos. Poco después, surgieron los primeros campings, como el famoso Gunnery Camp. Esto es muy curioso pero, aunque no te lo creas, la práctica del camping fue adoptada por la burguesía de la época, y comenzaron a surgir asociaciones de campistas. Paralelamente, se dio paso al nacimiento de las autocaravanas. La primera autocaravana patentada data de 1890, y fue diseñada por la empresa francesa Panhard & Levassor. Este invento contaba además con un motor a vapor, y supuso el pistoletazo de salida de las casas rodantes.

En el siglo XIX cuando el camping comenzó a tomar forma en Gran Bretaña, gracias a la popularidad de las actividades al aire libre.

El término «camping» fue mencionado por primera vez en 1898 por el viajero Lucien Baudry de Saunier, en una revista dedicada a la aristocracia inglesa. Gracias a los acuerdos de Matignon, la  jornada laboral de 40 horas y la llegada de las vacaciones remuneradas, los franceses pudieron disfrutar de dos semanas de vacaciones pagadas. Esto, sin lugar a dudas, trajo consigo un cambio trascendental en la historia del camping.

Bien, pues en el verano de 1949 tres amigos ingenieros franceses, Gabriel Corlet, André Colomb y René Sillon, deciden ir de camping juntos y con sus familia. Durante ese viaje, se dieron cuenta de la falta de equipos de cocina portátiles en el mercado, y detectaron que había una demanda de soluciones energéticas portátiles. Al final durante aquellos días se propusieron crear una innovación revolucionaria: el «bidon bleu«, una pequeña bombona de gas azul, portátil y recargable.

Dada la falta de elementos de cocina en el camping, se propusieron crear una innovación revolucionaria: el «bidon bleu»

Bautizaron aquel invento como Campingaz y consistía en una mezcla comprimida de gas butano suministrado en latas pequeñas, ligeras y desechables. La verdad es que me encantaría poder contarte el origen del color azul de esta bombona… y de esta marca, pero no he encontrado nada. Con esta creación, nació la marca Campingaz y la empresa comenzó a expandirse rápidamente. En 1952, Campingaz comenzó a desarrollar hornillos y otros equipos. Y la decisión de pintar de color azul aquellas bombonas fue esencial para la identificación del producto y elevarlo a la categoría de icono.

Originalmente, la compañía tenía el nombre de Camping Gaz, pero en los años noventa decidieron eliminar una «G» y simplificarlo en una sola palabra: Campingaz. Pero éste no ha sido el único cambio que ha experimentado la marca. Campingaz ha sabido mantenerse en la vanguardia del mercado con mejoras continuas en sus productos. Los hornillos Campingaz han evolucionado con características de seguridad y comodidad, como el encendido piezoeléctrico, eliminando la necesidad de mecheros o cerillas. Esto ha facilitado aún más el uso de los equipos de Campingaz y ha ampliado su base de usuarios, incluyendo incluso a ejércitos como el español.

El naming de la compañía era Camping Gaz, pero en los años noventa decidieron ahorrarse una “G” y lo simplificaron en una sola palabra.

En cuanto al marketing, Campingaz ha logrado mantener una presencia sólida en el mercado europeo. Su distribución se ha extendido por todo el continente, convirtiéndose en una opción fiable para aquellos que buscan equipos de cocina portátiles y de calidad. Además, Campingaz ha diversificado su oferta de productos, ampliando así su alcance para adaptándose a las necesidades cambiantes de los consumidores. También han apostado por la promoción de su marca a través de colaboraciones con influencers y embajadores de marca en el mundo del camping y el ocio al aire libre.

Es común que las marcas enfocadas en el ocio al aire libre muestren un fuerte compromiso con el medio ambiente, como ya te conté con Buff y el origen de las bragas de cuello. En el caso de Campingaz, se dedica activamente a desarrollar soluciones más sostenibles. Prueba de ello son la introducción de cartuchos de gas recargables y la incorporación de sistemas de energía solar.

Desde su sede de Saint-Genis-Laval, al sur de Lyon, produce cada día 100.000 bombonas azules.

Antes de acabar déjame darte solo dos datos. Los franceses aman la marca Campingaz porque la asocian con la conquista de las vacaciones pagadas (similar a la marca Osborne, es un símbolo); y representa un reconocimiento de marca respaldado por las cifras. Desde su sede de Saint-Genis-Laval, al sur de Lyon, produce cada día la friolera de 100.000 bombonas azules.

Por todo lo que te he contado, creo que tienes motivos más que de sobra para encender tu espíritu explorador con Campingaz, ¡la marca que despierta la llama de la aventura!

Branding Rules!

Fuentes:

campingaz.es
leparisien.fr
expansion.com
campingandcaravandirect.co.uk

0 respuestas a «Campingaz y el origen del camping»

Newsletter Newsletter

Escúchanos antes que nadie suscribiéndote a nuestra newsletter

Suscríbete con tus datos:

    ¿Nos cuentas qué necesitas?

      • +34 679 615 073